jueves 13 de junio de 2024 - Edición Nº2017

Actualidad PN | 1 jun 2024

Con epicentro en PBA

La motosierra de Milei quebrantó el tablero político opositor

La irrupción libertaria en la escena política abrió una dura interna en la vida partidaria de las distintas fuerzas que se disputan el territorio bonaerense


A seis meses de asumir, el gobierno de Javier Milei provocó quiebres y pugnas en el arco opositor poniendo en jaque a las fuerzas políticas, que se debaten entre consolidarse como líderes de la oposición y el posicionamiento frente a la gestión libertaria.

Mientras en el peronismo se discute quien conducirá el espacio como oposición a Milei, el PRO atraviesa una interna feroz por el vínculo con la fuerza que lidera el presidente, situación que también le valió la ruptura de Juntos por el Cambio frente al rechazo de correligionarios y dirigentes de la Coalición Cívica por el acercamiento con el oficialismo nacional.

Además, un dato no menor es que la disputa tomó como epicentro a Buenos Aires, provincia que en el 2027 será, una vez más, la madre de todas las batallas, por concentrar más del 37% del electorado nacional, definiendo, salvo casos puntuales, el destino político del país y donde el gobernador Axel Kicillof se proyecta como candidato presidenciable.

La cuestión es que en el proceso de reacomodamiento en el nuevo escenario político liderado por los libertarios, los diferentes espacios no logran ordenar la tropa y en el tire y afloje se profundizan las diferencias partidarias, con fuga y rebeliones incluidas.

¿Crece la rosca peronista?

En el peronismo sigue la rosca interna entre los sectores que impulsan al Gobernador bonaerense para conducir la resistencia opositora con miras al 2027 y Máximo Kirchner, presidente del Partido Justicialista bonaerense y jefe de La Cámpora, que de forma muy sutil le volvió a marcar la cancha al “kicillofismo”: La conductora es la misma y es Cristina”, sentenció en declaraciones a un medio español.  

De hecho, semanas atrás, en medio de la interna en llamas, la reaparición pública de la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner en Quilmes junto a la intendenta Mayra Mendoza, también referente de la agrupación K, lejos estuvo de bajarle los decibeles a los cruces, pese al claro mensaje de poner freno a la discusión entre compañeros.

Pero la interna podría dar un giro luego del ruido que generó la denuncia en Roque Pérez por “tranzas oscuras” en la política local del municipio que conduce el Frente Renovador.

El polémico desplazamiento del presidente del Concejo Deliberante encendió las alarmas en las filas massistas, luego de que un sector del peronismo acordará con el PRO y la Coalición Cívica la destitución de Leandro López (UCR), en contraposición al voto negativo emitido por los ediles que responden al intendente Maximiliano Scialini.

El hecho no pasó inadvertido y tendría su trasfondo político, luego de la complicada transición entre el exintendente Juan Carlos Gasparini, líder del peronismo disidente que perdió la conducción del distrito a manos del candidato massista y hoy es parte del equipo de funcionarios que acompañan a Kicillof.

Pese a que supo tomar distancia de la pelea, dicho episodio motivó la intervención de Sergio Massa, que en los próximos días – tal como adelantó Provincia Noticias- encabezará un encuentro con los alcaldes massistas. Es que lo sucedido puso en alerta al espacio renovador y de replicarse situación semejante podría tener su impacto en la Legislatura, donde el Frente Renovador acompaña los proyectos del Ejecutivo bonaerense.

Interna feroz en el PRO

Mauricio Macri volvió a la escena política y retomó las riendas del PRO “reafirmando el compromiso con los valores que nos fundaron y guiaron durante las últimas dos décadas”, tal como se expresó a través de un comunicado que a mediados de mayo emitió el espacio al oficializar la reasunción del expresidente en reemplazo de Patricia Bullrich.

Distanciada del nuevo conductor del PRO, la ministra de Seguridad del gobierno libertario que intento pero no pudo consolidar una alianza entre el espacio “amarillo” y el gobierno, abrió una feroz interna al oficializar el lanzamiento del espacio PRO Libertad en territorio bonaerense.

La movida motorizada en sociedad con el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela y su esposa Daniela Reich, senadora y presidenta del PRO bonaerense, provocó la renuncia masiva de los integrantes del Consejo Directivo del partido, alineados con la decisión de Macri de mantener la autonomía del espacio.

El episodio terminó con la reunión de la Asamblea partidaria donde se desplazó a Reich de la conducción y se definió el cronograma electoral para renovar autoridades. Previo, el hecho también tuvo su correlato en la Legislatura. En el Senador, la esposa de Valenzuela rompió el bloque “amarillo”, lo que le valió la renuncia a la vicepresidente de la Cámara alta, que pasó a manos de Cristian Gribaudo, referente macrista. Lo propio ocurrió en Diputados donde también se formalizó la bancada bullrichista.

Qué pasa en la UCR, la Coalición Cívica y el GEN

Desde el vamos los distintos espacios políticos manifestaron su rechazo a una potencial alianza con la fuerza libertaria, lo que provocó la ruptura definitiva de Juntos por el Cambio frente al acercamiento “amarillo” con el gobierno de Milei. En este marco coincidieron en ocupar el rol de una oposición responsable y constructiva.

En el caso de la Unión Cívica Radical, donde también confluyen varias líneas de pensamiento, si bien la irrupción libertaria provocó alguna que otra rispidez interna, en territorio bonaerense los correligionarios mantienen la postura de ser parte de de oposición constructiva.

En tanto, si bien tras el distanciamiento de sus ex socios políticos por el fenómeno Milei, los boinas blancas también buscan fortalecer el partido y recuperar su identidad, la llegada de Macri al PRO con el objetivo de reafirmar los valores del espacio deja la puerta abierta a que se retome el vínculo en pos de una nueva alianza electoral que los vuelva a posicionar. “Se puede formar algo nuevo, pero hay que ser cautos”, comentó un referente radical en diálogo con este medio.

La cuestión es que el denominado fenómeno Milei no solo impactó a nivel gestión en provincia y municipios, sino que en el corto plazo también tuvo un fuerte correlato en la vida partidaria de las diferentes fuerzas que componen el tablero político bonaerense.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias