jueves 29 de octubre de 2020 - Edición Nº694

Legislatura | 25 sep 2020

Polémica

Claudia Rucci y el homenaje a su padre: "Quienes lo asesinaron no deberían llamarse peronistas"

Al iniciar la sesión en homenaje a su padre, el ex Secretario general de la CGT, José Ignacio Rucci, asesinado en 1973.


Claudia Rucci  - Senadora Provincial Juntos por el Cambio 

 

Su figura volvió a ser instalada recientemente por el episodio que ya todos conocemos en la Cámara de Diputados, donde legisladores se negaron a que sea homenajeado. Decían que el proyecto tenía fundamentos vagos, que no hacían honor al homenajeado y hasta llegaron a decir que era otra falsedad del macrismo.

Esto abre un debate necesario. No es voluntad volver al pasado lo que me impulsa sino es conocer nuestra historia, es aprender de ella para que no se vuelva a repetir aquellos errores que le hicieron tanto daño a los argentinos y a las argentinas.

Como en primer lugar siempre corresponde dar crédito a las opiniones ajenas sin prejuzgar, sin creer que son simplemente escusas para justificar lo injustificable, busqué esos fundamentos y analicé palabra por palabra buscando los conceptos vagos, la falsedad del macrismo.

Y encontré muchos datos en esos fundamentos que son absolutamente ciertos. Como por ejemplo la fecha de su nacimiento, cuando fue elegido secretario General de la CGT en el año ’70, cuando fue a buscar al General Perón en el ’72, incluso cuando fue reelegido como secretario General de la CGT. Incluso estaban en esos fundamentos los datos referidos a quienes fueron responsables de su asesinato, la fecha y quienes lo hicieron.

Y ese es el problema. El problema es quienes fueron sus asesinos y por qué lo asesinaron. Ese es el obstáculo que tiene algunos para tratar este tema aunque sea en un homenaje, porque de eso no se debe hablar, porque eso hay que ocultarlo, y si no se puede ocultar y si vuelve a aparecer en el presente la figura de José Ignacio Rucci por lo menos hay que distorsionarlo, hay que retocar la realidad.

Ante la proximidad de un nuevo aniversario de su asesinato tenemos una excelente oportunidad para aclarar los hechos. A falta de justicia bienvenida sea la memoria y la verdad. Ocurre que la tragedia histórica que vivimos durante los ’70 con su dramática secuela de muertos y desaparecidos debemos hoy sumarle una víctima más. Se ha hecho desaparecer de nuestra historia reciente el periodo 1973-1976.

No se lo menciona en las épicas y para algunos comienzan en mayo de 2003. No se lo analiza autocríticamente con militantes y adherentes, no se lo incluye en los discursos. Hasta han logrado que no se estudie en su verdadera dimensión en las escuelas. Está en blanco, no existe, nunca ocurrió. Y todos sabemos por qué de esa amnesia militante. Es que hablar de esa etapa sin mentir obligaría a hacerse cargo que el asesinato de José Ignacio Rucci significó el inicio del enfrentamiento abierto con Perón, con el presidente de los argentinos. Mas allá de lo que entonces se decía en documentos y declaraciones porque ya entonces era más negocio decir que se era parte del peronismo. Eso permitía ser parte de la mayoría, ganar elecciones, acceder a espacios de gobierno y de poder.

Afortunadamente pese a esa amnesia militante hubo quienes han tenido ratos de sinceridad, de decir las cosas como fueron y como son y yo valoro mucho esa actitud. Hace años el ex oficial Montoneros Ernesto Villanueva dijo refiriéndose a 1973 ‘Perón nunca hubiera vuelto si no hubiera sido por nosotros y Perón está traicionando eso. Él está armando un proyecto alternativo al nuestro, distinto. Lo que tenemos que hacer es forzar ante la gente la diferencia entre Perón y nosotros’. Esta es hasta ahora la explicación más clara que se ha dado de mi padre. Y es cierto que había dos proyectos solo que uno de ellos era el del hombre por el que millones de argentinos habían luchado durante 18 años y que acababa de ganar las elecciones con el 62 por ciento de los argentinos. Ese proyecto peronista hablaba de unidad nacional de producción, de trabajado, de progreso para todos los argentinos y las argentinas. 

El otro proyecto quería iniciar el camino del socialismo. Escribió documentos en ese momento cuya firma siempre era Perón o muerte. Esa era la opción que ellos mismo instalaron y eligieron la muerte (…).

Por eso no pueden hablar honestamente del tema, por eso prefieren lavarlo, reducirlo a la triste historia de un hombre que estuvo siempre junto a los trabajadores, al general Perón y un día simplemente murió. Porque si reconocieran lo que ocurrió y se sumen como continuidad histórica de quienes asesinaron a Rucci no tendría lógica que se sigan llamando peronistas, deberían como alguna vez les dijo el general Perón sacarse la camiseta he irse. Por eso prefieren ocultarlo, no nombrarlo, reducirle a un simple accidente de la historia. 

Pero mirar hacia atrás, recordar el pasado no siempre es un acto de vocación, nostalgia, muchas veces es una alerta sobre el presente, una enseñanza para el futuro, permite llegar a conclusiones a todo aquel que tenga voluntad de recoger.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias