lunes 22 de abril de 2024 - Edición Nº1965

Actualidad PN | 2 abr 2024

Lo que viene

El PRO y dilema de ser opositor oficialista o directamente opositor a Javier Milei

Los representantes del macrismo se dirimen entre elogiar al mileismo o comenzar a entregarle a la sociedad sus propuestas para las elecciones legislativas del año que viene.


Por: Fernando Alarcón

Aunque aún está latente la posibilidad de unificar los espacios, La Libertad Avanza de Javier Milei y el PRO de Mauricio Macri, se dirimen puertas adentro qué hacer para llegar con aire fresco y propio a las próximas elecciones legislativas del 2025.

El gobierno libertario, dicen, aún mantiene un alto porcentaje de acompañamiento. Un tanto paradójico si es que se analiza que el propio presidente le propinó a la supuesta sociedad que lo respalda una suba en las tarifas del transporte, en la luz, en el gas, en las prepagas, en alquileres, y a todo eso hay que sumarle la depresión del salario, que viene cayendo desde diciembre a la fecha más del 100 por ciento de su valor.

Con todo, Javier Milei mantiene su as de espadas. El poder. Sabe el ex arquero de Chacarita Juniors que al manejar el Estado que tanto detesta, su dominio es la carta ganadora para cualquier batalla que le proponga el arco opositor más crítico o el que lo acompaña de costado.

Es cierto que en Argentina se vota más “con el bolsillo” que con las convicciones. Aunque haya buena parte del electorado que tiene su raigambre en un espacio político, el alto porcentaje define su elección de candidatos teniendo en cuenta su situación económica particular, que a veces está distorsionada, a veces, por los grandes medios de comunicación hegemónica.

Por eso no debe, sostienen los legisladores libertarios de la provincia, el presidente relajarse en los laureles conseguidos ante Sergio Massa porque con la pérdida del poder adquisitivo, y aunque la sociedad solo reniegue en sus domicilios, es capaz de darle un revés más que importante en las urnas.

Por otra parte, qué hace el PRO. Subido exageradamente en la ola del “cambio”, los macristas se autoperciben ganadores y parte de ese cambio que el pueblo argentino eligió en el 2023. Con una amnesia parcial de la situación, es decir, olvidando que la sociedad los dejó en el puesto más bajo del podio, creen que haber aportado votos para que Milei supere a Massa, los catapultó directamente al gobierno.

Pero cómo hará el PRO en las elecciones del año que viene. Qué posición tomará con respecto no solo a su electorado sino que además con su relación con Mieli. Se plasmará definitivamente la fusión. Querrá Milei que el PRO, que salió tercero en las elecciones pasadas, y que ya mostró que no le gusta compartir gobierno, y de eso el radicalismo pude dar testimonio, sea parte de La Libertad Avanza. Todas preguntas que tendrán respuestas recién a fin de año.

Otro tema es qué pasará si finalmente Javier Mieli no acepta que el PRO se le sume como socio para los próximos comicios. En primera instancia los “amarillos” participarán de la contienda electoral por fuera del libertario. Pero qué hacen con los funcionarios nacionales con pertenencia al PRO. Los dejan en el gobierno. Cómo hace, por ejemplo, un dirigente PRO con funciones en el gobierno nacional, para hacer campaña en su distrito, sin criticar al gobierno y proponer iniciativas diferentes a la administración central que le está pagando un salario. Como reza el dicho popular, “no se puede estar de los dos lados del mostrador”, y por ende, desde Patricia Bullrich hasta el concejal que ocupa cargo, deberían renunciar a sus puestos.

Empero, y a pesar de todo análisis medianamente racional, el libertario Javier Milei y el PRO tienen un hilo conductor demasiado fuerte. Tanto que sería capaz de unirse más por el espanto que por la sintonía. Esa conexión es el odio al peronismo, y por correlato, al kirchnerismo.

En más de una oportunidad ambos sectores plantearon la “eliminación” del kirchnerismo. Pero no sería mejor seguir ganándoles elecciones que eliminarlos para siempre. Dónde quedó eso de la democracia. En ejemplo futbolero, River Plate le ganó a Boca Juniors la final más importante de la historia, y jamás el Millonario pidió “exterminar” al Xeneixe sino seguir ganándole finales.

Así las cosas, el PRO y La Libertad Avanza se encuentran unidos por la repugnancia al kirchnerismo pero los libertarios saben que ellos son el verdadero cambio que eligió el pueblo por más que el macrismo, a fuerza de tuits y apariciones televisivas, intente subirse al gobierno como ganador.  

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias