miércoles 18 de mayo de 2022 - Edición Nº1260

Actualidad PN | 11 may 2022

Cruces

Polémica por las jubilaciones del BAPRO: Qué dice el FdT y cómo responde Juntos

El debate entre oficialismo y oposición traspasó los límites de la provincia y se discute en la Capital Federal. Cuentan que desde un sector opositor se niegan a modificar la legislación vigente.  


El 19 de diciembre de 2017 la Legislatura bonaerense sancionó la ley que modifica el régimen previsional vigente para los empleados del Banco Provincia y eleva la edad en forma escalonada desde los 57 a los 65 años, en el marco de un fuerte operativo de seguridad desplegado en torno al Palacio Legislativo ante la marcha de protesta de gremios estatales y bancarios.

La norma, que fue aprobada por la gestión de María Eugenia Vidal estableció que “tendrá derecho a la jubilación ordinaria el afiliado que compute treinta y cinco (35) años de servicios como mínimo y que hubiera cumplido sesenta y cinco (65) años de edad .

La aplicación de la nueva edad para jubilarse se realizaría gradualmente con la siguiente escala: 61 años, en 2020 y 2021;  62 años en 2022 y 2023; 63 años en 2024 y 2025; 64 años 2026 y 2027, y 65 años desde 2028.

Se sabe que en la actualidad el proyecto se encuentra en la Justicia, tras un recurso de amparo presentado por el gremio que nuclea a los trabajadores bancarios contra la eliminación del 82% móvil, el aumento en los años para jubilarse y otros recortes.

En ese plano, y para no tener que brindar una resolución que perjudique a uno y beneficie a otro, la Corte provincial instó a que “la cuestión se resuelva en el ámbito político”.

En aquella oportunidad la ex gobernadora María Eugenia Vidal pretendía reducir el déficit que tiene la Caja de Jubilaciones del Banco Provincia, previsto para el año 2018 en unos $ 6.000 millones.

También modificaba la tasa de sustitución, es decir el porcentaje del sueldo activo que percibe un jubilado al bajarlo del 82 al 70%, con lo que lo “iguala con el resto de los empleados bancarios .

Establecía también que para el haber inicial se tomará el promedio de los últimos diez años de sueldo y que la movilidad jubilatoria no será por variación salarial sino por el índice votado en diciembre por el Congreso de la Nación para el resto de los jubilados.

Así los aumentos serían trimestrales en lugar de semestrales, y se calcularán con una combinación del 70% de la inflación y el 30% del Ripte, que es el aumento salarial de los trabajadores del sector formal.

Ahora, según cuentan en Juntos, los números certeros la caja del Bapro gasta para pagar a los beneficiarios 42,000 millones en el 2022 y recauda, entre aportes patronales, es decir del Bapro, y aportes del personal, 23,000 con lo cual, el déficit de 19,000 millones lo cubre justamente el el Bapro porque no tiene garantía de la Provincia, que es una de los ítems que intenta imponer el oficialismo, y lo consideran en la oposición que “ sacar el proyecto así es difícil”.

La caja tiene 15,400 beneficiarios y posee 10,400 empleados. Tendría que tener una relación tres a uno para poder superavitaria por lo menos.

Entre los fundamentos de oposición, Juntos apuntó que “hoy la provincia no tiene dinero para pagar de 35 mil pesos y ahora, para solventar los haberes jubilatorios de la caja del Bapro, tiene que absorberle ingresos a los que cobran 35 mil pesos para dárselos a los que cobrar arriba de 200 mil”.

Así las cosas, por estas horas el pasilleo y los mensajes de Whatsapp calientan la previa de un jueves de sesión, pero ¿habrá sesión?

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias