jueves 20 de enero de 2022 - Edición Nº1142

Actualidad PN | 15 nov 2021

Lo que viene

La otra cara de la moneda: Kicillof "recuperó" la cámara de Senadores pero perdió la de Diputados 

Pasadas las horas en el Frente de Todos comienzan a bajarle la espuma a la elección de ayer. Se vienen recambios no en el Senado, sino que también en Diputaos. Los detalles.  


Por: Cora Andriano

La alegría del peronismo a partir de la recuperación de votos que desembocó en la concreción de una nueva composición de la cámara de Senadores en la provincia contrasta con el análisis en frío que se está haciendo por estas horas en el Ejecutivo. 

Es cierto que a partir de Diciembre, en el recinto alto de la Legislatura provincial ahora quedó la paridad y que definirá cualquier discusión será la vicegobernadora Verónica Magario siempre y cuando se llegue a un quórum. 

Empero, donde no se le puso tanto la lupa es en la cámara de Diputados, donde con esta elección, el Frente de Todos perdió la mayoría legislativa. 

Según cuentan en los pasillos de Diputados, Federico Otermín, a partir de diciembre, estaría en stand by la continuidad al frente de la cámara. Esto se desprende de la nueva negociación que se pone en juego luego de cada elección, donde se reconstruyen las mayorías; y si Juntos consigue, como se prevé, la multiplicidad de bancas, se queda con la presidencia. 

La rotación de autoridades pasó en los períodos anteriores y por qué no pasaría en este. Pero la chapa que consiguió Martín Insaurralde, podría hacer que su ladero contnúe en el puesto.

Sabía Otermín que la presidencia de la cámara se ponía en discusión sea cual sea el resultado de la elección, porque los mandatos duran dos años, y el debate es inevitable. Por eso el peligro para el oficialismo es que la oposición concrete esa mayoría. Botón de muestra que el Frente de Todos no tiene todo el poder en la cámara es que no puede sesionar sin el consenso con Juntos. 

Saben en todos los espacios políticos que Juntos está en inmejorable posición para conseguir "lo que quiera", ya que si suman a los tres legisladores libertarios más los dos que representan a Emilio Monzó, llegan a 46 bancas por sobre las 42 del Frente de Todos. Con todo, la pregunta sería por qué Juntos debería sentarse a discutir con el oficialismo actual sobre el futuro de la cámara si tiene los números para decidir por sí solo.

Por estas horas, el oficialismo tiene dos problemas sustanciales. Por un lado, no tiene presidente de bloque, porque el actual mandamás, Facundo Tignanelli, no renovó su banca. Es cierto, dicen que apelarán al corrimiento de escaños y así el camporista tendría su silla en la cámara. Y por el otro, hay clara dependencia de Juntos por el Cambio, que, como se dijo, si construye mayoría, gana la cámara. "Si ellos suman a los dos de Monzó más lo libertarios, hacen lo que quieren. Inclusive si los tres libertarios se abstienen, también nos ganan" confió a este portal un legislador de años en el recinto. 

También se sabe que los representantes libertarios no pueden sumarse a ningún proyecto del oficialismo porque dinamitaría toda la construcción política que forjaron. Saltarían por los aires los diputados nacionales y provinciales que consiguieron. Tampoco le sirve al oficialismo que ellos se abstengan ya que eso se convertiría en un voto más para Juntos. Por eso en el FdT saben que es imposible sumarlos. 

Otro punto importante es saber qué quiere hacer Juntos. Es decir, si le conviene generarse una nueva interna sangrienta adentro del espacio por saber quién es el candidato a suplantar a Otermin, o si le dejan, en un pacto político, la jefatura del recinto al oficialismo pero con otros acuerdos subterráneos. Si la oposición deja que sea el Frente de Todos quien siga comandando la cámara, ahí vendrá una discusión donde el peronismo y el kirchnerismo más el massismo, por la titularidad del recinto.  

Lo que sería un hecho es La Cámpora dejará de tener la presidencia del bloque. Porque por más que Tignanelli gracias al corrimiento de los escaños vuelva a la cámara, no tiene legitimidad para continuar con la conducción del espacio. También se verá la mano de los históricos para contener a todos y que nadie saque los pies del plato conociendo la nueva realidad. 

En síntesis, lo que ayer fue euforia por haber conseguido la mayoría en el Senado, hoy hay preocupación por la pérdida de la cámara de Diputados. Se vienen días de rosca.  

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
Más Noticias