Vidal habilitó proyectos freezados para que le “exploten” a Kicillof

De rienda corta fue la gestión de María Eugenia Vidal con sus legisladores. Y en parte era previsible ya que el poder lo tiene quien llegó a la gobernación.

Ahora, ya con los números sobre la mesa y la derrota a cuestas, son muchos los legisladores que reviven varios proyectos que la propia mandataria les había freezado.

Uno de ellos es el del diputado provincial que responde a Emilio Monzó, Marcelo Daletto, donde se insta a generar nuevas reglas desde la legislatura para el régimen provisional en la Provincia, ley número 9659/80.

“Sostenemos que cualquier modificación al presente sistema requiera de una mayoría especial dentro del órgano deliberativo provincial, a los fines de tomar los recaudos que se necesitan para salvaguardar los intereses de los jubilados” dice Daletto.

El trabajo legislativo del monzoísta fue frenado por la gobernadora y ahora, ruptura y derrota de por medio, volvió a tomar vida legislativa. Claro, este proyecto, si llega al recinto, puede frenar cualquier maniobra que el nuevo gobernador intente realizar con la caja de los jubilados.

Otro de los diputados al que Vidal le puso un coto, es el marplatense Guillermo Castello. Aunque el ex “lilito” siempre se las ingenió y corrió contra la corriente para presentarlos.

En las últimas horas Castello lanzó nuevamente sobre la mesa de entradas de la cámara baja provincial su proyecto que busca eliminar la afiliación compulsiva a IOMA para los trabajadores estatales, activos y pasivos.

Según el diputado de Mar del Plata, “se trata de una defensa del derecho a elegir el mejor prestador de servicios de salud y en resguardo del poder adquisitivo de quienes se ven obligados a contratar una segunda cobertura”.

Como se sabe, IOMA tiene alrededor de 2 millones de afiliados y recauda más de 2 mil millones de pesos al año. Es un ente autárquico pero políticamente cooptado. En el momento en a Castello se le ocurrió presentar este proyecto, desde las huestes de Vidal pusieron el grito en el cielo porque eso atentaría no solo contra la obra social estatal sino que contra la enorme y tentadora caja. Ahora, el marplatense tiene vía libre, aunque poco tiempo en el recinto.

Como se dijo, estos proyectos forman parte de varios que legisladores intentaron presentar pero que fueron bajados por la gobernadora. Empero, ahora con el nuevo panorama, se habilitaron todas las “bombas” para que le exploten a Axel Kicillof.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *