Cambiemos se derrumba y comienza la puja por quién conduce la oposición

Es cierto que nunca fue una coalición de gobierno, más bien fue una juntada electoralista que tenía dos fines: por un lado ponerle fin al kirchnerismo, por el otro, como consecuencia, tomar el poder.

También es verdad que siempre, todas las fuerzas que conformaron la administración gobernante, sabían que los que llevarían la voz serían los popes del PRO con Mauricio Macri y María Eugenia Vidal a la cabeza.

Ahora, con la derrota en las PASO, esa alianza comenzó a resquebrajarse y aquellos que acataron órdenes durante tres años y medio, se animan a discutir el liderazgo de la oposición que se viene.

En las últimas horas el diputado Mario Giacobbe fue el primero en dar el portazo. Según confiaron a PROVINCIA NOTICIAS desde su despacho “la decisión no lo habló con el gobierno porque no tennía diálogo con ellos. No participó nunca de sus reuniones pero sí lo tenia hablado con Manuel Mosca y con Maxi Abad”.

En esa línea, advirtieron que “salir del bloque es una manera de decir, porque, en rigor de verdad, siempre fue extra partiario, es decir, nunca fue realmente de la política de Cambiemos”. Y agregaron: “Mario quería estar libre en este tramo del proceso electoral y dejar de dar explicaciones de por qué no participa de las reuniones de ellos. Es una decisión personal, no política. El año que viene veremos, y hoy no hay nada conversado con nadie”, relataron.

En tanto su par marplatense Guillermo Castello, que fuera uno de los principales defensores de la administración de Cambiemos, pasó a las filas de José Luis Espert días antes del cierre de listas, para ser el candidato a gobernador por el frente Despertar. Por la judicialización de la política, se quedó sin chances de pelearle a Vidal el sillón de Dardo Rocha.

Con todo, el legislador que llegó al palacio de la mano de Elisa Carrió, explicó a este portal que no dejará el bloque por respeto a la gente que lo votó en 2015.

El monzísmo quedará con un legislador en cada cámara. Ana Laura Geloso en Senadores, y Guillermo Bardón en Diputados. Como se barajan las cartas, también formarían unibloques a partir de diciembre.

La UCR, fuerza que en este acuerdo con el PRO supo capitalizar y revitalizar el partido, está a la espera de una nueva composición opositora. En el futuro inmediato, debatirán de par a par y palo a palo con la gobernadora María Eugenia Vidal la jefatura de la resistencia al gobierno del Frente de Todos, si es que se consagra el 27 de octubre.

Así las cosas, Cambiemos, hoy Juntos por el Cambio, comenzó a desmembrarse, y habrá que ver quienes quedan y quienes agarran las banderas de la oposición.

Cuestionamiento a Vidal e independencia política: La UCR que se viene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *