Insólito: San Miguel realiza cenizarios de fetos y embarazos interrumpidos en el cementerio

El municipio de San Miguel (comandado políticamente por declarado anti-aborto legal y ultra católico, Joaquín de la Torre, quien dejó la intendencia para asumir como funcionario de Vidal y su lugar lo ocupó su hombre de confianza, Jaime Méndez) organizó un cenizario de fetos y una ceremonia en el cementerio municipal sobre embarazos deseados y no deseados que fueron interrumpidos.

Lo cierto es que a partir de esta posición “pro vida”, desde la intendencia crearon este espacio “especial” para fetos o los restos de residuos patológicos provenientes de abortos para enterrarlos en el cementerio local.

El Secretario de Salud y Bienestar Familiar de la Municipalidad, Pablo de la Torre, pariente de Joaquín, confirmó “el programa llamado ‘Colibrí’ es de hace un año y lo que llamó la atención por las redes sociales fue el cenizario que realizamos”.

El cenizario consistió en la cremación de los restos de residuos patológicos provenientes de abortos y su posterior traslado al cementerio de San Miguel. En la imagen que trascendió del momento, aparecen funcionarios municipales y un cura que se acerca a una lápida de colores que lleva el nombre: “Los Querubines de Dios” con un niño arrodillado, en señal de oración, cubierto con un manto celeste, en el sector “Angelitos” del cementerio.

“Este servicio es para esas familias que se enteran que su hijo no va vivir, o que por alguna cuestión no va a terminar el periodo de gestación”, informó el funcionario y apunto “la idea es acompañar a esas familias a cerrar esa historia”, explicó el funcionario en comunicación con FM La Uni

Lejos del asombro, las mujeres feministas vienen reclamando sobre este tipo de políticas. “En San Miguel se destinan muchos recursos para impedir que la mujer decida sobre su cuerpo”, asegura Sandra Hoyos referente de la Campaña por Aborto Legal, Seguro y Gratuito del Noroeste. “Cuando una mujer quiere abortar y se acerca del sistema de salud de San Miguel es expulsada, obstaculizada o perseguida para que siga con esta gestación”, relató Hoyos

Cabe recordar que el año pasado algunas profesionales y trabajadoras vinculadas al área de salud fueron despedidas por cuestiones ideológicas y por no acompañar este tipo de políticas. Uno de los caso es el de Cecilia Ayala, Trabajadora Social quién actualmente se encuentra en juicio laboral con el municipio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *