No solo el peronismo vive de la rosca: Cambiemos también tiene la suya

En la última reunión del Concejo Partidario del PRO se designó a Néstor Grindetti, intendente de Lanús y Jorge Macri, de Vicente López para que sean los portavoces y negociadores del espacio amarillo con el radicalismo y la Coalición Cívica.

PROVINCIA NOTICIAS pudo saber que en las últimas horas ambos alcaldes macristas se reunirán con el jefe de Gabinete provincial Federico Salvai, con el vicegobernador Daniel Salvador y con los diputados Maximiliano Abad, jefe de la bancada oficialista en diputados y Maricel Etchecoin, par del marplatense y referente de la Coalición Cívica.

En ese cónclave, se pusieron sobre la mesa diferentes nombres de candidatos a integrar las listas seccionales y municipales. La idea es que donde gobierna un intendente PRO, el radicalismo tenga una mayor participación y donde los boina blanca mandan, que los macristas tengan su espacio.

Obviamente, la fuerza liderada por Elisa Carrió también mostró sus cartas y con ellas el avance de la militancia que cosecharon a partir de 2015.

Aunque se sabe que la disputa por una diputación o senaduría se lleva todos los flashes, la confección de las listas locales tiene gran preponderancia en estas reuniones de negociación.

Es un hecho que no habrá PASO donde el jefe comunal “no tiene problemas”, es decir, donde no haya surgido en el último tiempo un emergente que ponga en peligro al actual mandamás.

Asimismo, según pudo saber PROVINCIA NOTICIAS, el radicalismo no negociará los “derechos adquiridos” como los escaños conseguidos en las elecciones de 2015 y 2017. Ni hablar de la vice gobernación ni las municipalidades. Con esto, el nuevo convenio electoral será “para adelante” y no pondrá sobre la mesa cambios de nombres ni bancas.

En tanto, la Coalición Cívica avisó que va a plantar postulantes en Guaminí, Lincoln, General Alvarado, General Pueyrredón, Coronel Suárez, Saavedra, Roque Pérez y 25 de Mayo.

Así las cosas, Salvai, Salvador, Abad, Etchecoin, Macri y Grindetti tendrán como mínimo dos semanas para llegar a un acuerdo y que el peronismo, que los asecha, no los sorprenda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *