Endeudamiento: Las tres posibilidades que maneja el Ejecutivo bonaerense

Pasan las horas y la discusión interna en Cambiemos y en la oposición en torno al presupuesto y al endeudamiento se pone cada vez más picante, donde las diferentes posturas transitan por caminos de especulación y esperanzas.

En el oficialismo, la gobernadora María Eugenia Vidal analiza al menos tres posibilidades para llevar adelante, aunque una con un mayor riesgo que la otra.

La primera chance que piensa la mandataria provincial es “bancarse” el 2019 sin presupuesto. En las últimas semanas comenzó a rodar un rumor en los pasillos del Anexo de la cámara baja que el Ejecutivo podría prescindir de la ley de leyes, aunque no del endeudamiento, cuestión que se torna difícil sin la colaboración de otros bloques.

Otra medida que orejea la jefa del Estado bonaerense es tensar al máximo, para ver si afloja, la negociación con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, que cuentan en calle 6 que le habría solicitado a Vidal que le asegure el triunfo en su pago chico.

Resulta que en las legislativas pasadas el actor y actual concejal Segundo Cernadas se alzó con la victoria relegando a Gisela Zamora, esposa del intendente actual, y si bien hoy la relación entre el propio Julio Zamora y Massa no transita por el mejor momento, al la hora de las prioridades, las diferencias quedan de lado. Además habría que sumarle que es vital para Massa poder competir en una boleta sin Cristina Fernández.

“Esta todo bien con Sergio, pero tampoco le vamos a dar todo lo que pide, y menos le vamos a andar salvando su distrito” esbozaron en la gobernación a PROVINCIA NOTICIAS. Aunque a la hora de contar los votos, todas las variables serán estudiadas.

La tercera chance, y tal vez la más arriesgada, es habilitarle a Massa el pedido de desdoblamiento de las elecciones. Este es uno de los anhelos del tigrense y que fue puesto en la mesa de negociación. La idea de buena parte del Ejecutivo, dicen, sería así: Como Vidal necesita los dos tercios para aprobar el endeudamiento, proyecto que interesa más que el propio presupuesto, estaría dispuesta a entregar el desdoblamiento de las elecciones. Si eso ocurriera, ambas partes quedarían satisfechas y se brindaría con champagne por fin de año a fines de noviembre. Pero el entorno de la mandataria provincial se esperanzan con que la justicia actúe y considere como inconstitucional la fracmentación electoral.

“Una vez aprobada la toma de deuda, chau pinela. Nosotros conseguimos lo nuestro, ahora si después actúa la justicia porque considera que hay anormalidad ya no es problema nuestro”, confiaron a este portal en el palacio legislativo.

Es preciso explicar que si la gobernadora tuviese que elegir entre el endeudamiento y el presupuesto, se queda con el primero, por eso está dispuesta a negociar todo lo que se pueda, en el cálculo de gastos y recursos. Sin embargo, la deuda es vital, por eso se evalúan todas las posibilidades para salir victoriosos, entre las que resalta otorgar parte de esa mora a los municipios como recursos para obras parecidas al FIM.

Así las cosas, la gobernadora y sus espadas políticas y económicas continúan acercando posiciones con los 16 posibles acompañantes: los 12 del Frente Renovador y los 4 de José Ottavis.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *