¿Látigo y chequera para el presupuesto? El Ejecutivo busca que los intendentes “presionen” a los legisladores

Como un trabajo de hormiga, el gobierno de María Eugenia Vidal avanza en las negociaciones no solo con los legisladores sino que también con los jefes comunales para la aprobación del presupuesto 2019.

Aunque descartaron la utilización del “látigo y chequera”, funcionarios de alto rango y los de segundas y terceras líneas caminan y conversan con los intendentes opositores con algunas promesas a cuesta si la ley de leyes se aprueba.

“No aplicamos la metodología del látigo y chequera” advirtieron desde las huestes de María Eugenia Vidal aunque reconocieron que “si el presupuesto se aprueba, se benefician todos”.

Sabe Cambiemos que buena parte de la oposición no acompañará la presentación legislativa de la gobernadora. No obstante, explican que “en el marco de la gobernabilidad, muchos serán coherentes a la hora de votar”.

Una muestra de esa “presión” que la provincia inicia sobre los mandatarios es la reunión que mantienen con cada alcalde cuando la gobernadora traslada al gabinete a tierra opositora.

Con la excusa de saber cómo está el municipio, los ministros lanzan mensajes alentadores si el presupuesto y el endeudamiento se aprueban en tiempo y forma.

Estará en cada intendente la decisión de “instar” o no a sus legisladores que acompañen el proyecto oficial que prevé gastos e inversiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *