Se veía venir: Fracaso del control de licencias médicas para docentes

El 5 de febrero del corriente año la gobernadora María Eugenia Vidal anunciaba un nuevo sistema de control de licencias para el sector docente, medida que interfirió en la negociación paritaria por el famoso “ausentismo”.

Lo que iba a ser un novedoso y ágil procedimiento se transformó en un dolor de cabeza no solo para el maestro sino que también para los directivos, encargados de controlar en tiempo real el permiso solicitado.

Es cierto también que los maestros fueron los primeros en quejarse del viejo sistema, donde un maestro debía ir hasta el médico oficial con su enfermedad a cuesta para demostrar su patología.

Pero, y luego de probar la iniciativa de Vidal, los docentes reclamaron que “es engorroso el método y se torna imposible ingresar por las aplicaciones del celular y portal web”. Por tal motivo, la Dirección General de Cultura y Educación decidió volver a la vieja usanza y abrió una oficina para que docentes y no docentes realicen el trámite de licencia de manera personal.

La nueva receptora de anuencia está ubicada en la calle 22 número 1544 entre 63 y 64 de la ciudad de La Plata, mismo lugar en que funciona la Dirección de Automotores de la DGCyE, y como siempre, para solicitar la licencia, deben presentar el DNI y certificado médico, para luego poder cargarlo en la base de datos.

Así las cosas, lo que Vidal anunciaba con bombos y platillos no funcionó. Y la batalla por el ausentismo tendrá un nuevo capítulo, en una paritaria que aún no logra cerrarse.

Foto Télam

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *