Objetivo 2019: El plan de Vidal para generar nuevos candidatos a intendente

“No confía en nadie” apuntó un jefe comunal que detalló la jugada de la gobernadora María Eugenia Vidal de cara a las elecciones del próximo año.

Vidal no quiere quedar en medio de la disputa entre los propios dirigentes y candidatos del PRO, algunos que son de la liga de Emilio Monzó, otros de Jorge Macri y el resto que busca algún otra ala para acobijarse.

Por eso la ex vice jefa porteña se recuesta en las espadas del radicalismo, que, por el momento, le entregan más tranquilidad y certidumbre que los del palo.

Según pudo saber PROVINCIA NOTICIAS, la mandataria bonaerense ya planificó la estrategia electoral junto a sus dos personas de máxima confianza: Federico Salvai, jefe de Gabinete y Alex Campbell, Subsecretario de Asuntos Municipales de la provincia.

Cuentan que en las últimas recorridas por los municipios del interior le encargó a los intendentes que intercedan en el pueblo vecino donde gobierna un opositor, que busque o arme un candidato “sano” y que “sea de confianza”.

El caso testigo es en la Tercera sección electoral, donde ya puso manos a la obra y designó a dirigentes que trabajen en el tema.

Aunque no estaba muy convencida, y fruto de las conversaciones entre intendentes y Campbell, Vidal aceptó que en algunos distritos haya internas. A saber. En Cañuelas, municipio gobernado por el ya desgastado matrimonio Arrieta, el oficialismo bonaerense tiene dos fuertes candidatos: Ingnacio Duhalde y Santiago Mac Goey, aunque aparece Pablo Campos como tercera línea, los dos primeros se disputarían la candidatura mano a mano.

Varios jefes comunales le propusieron a la gobernadora que si hay PASO, que antes se firme un “acuerdo de paz”, donde quede plasmada que la campaña será sin agresiones, y recurrir al viejo dicho de la política que reza que el que gana conduce y el que pierde acompaña.

Aceptada la propuesta, Vidal, Salvai y Campbell afinan el lápiz y suben y bajan posibles candidatos, pero como se dijo, los principales consejeros son los boina blanca, que tendrán el rol de armar y acercar nuevos dirigentes.

Punta Indio es otro de los casos testigo, donde el alcalde peronista Hernán Y Zurieta tendría los días contados, pero que la interna de Cambiemos no logra unificarse para desbancarlo. “Si van a pelearse todo el tiempo, prefiero que siga Y Zurieta que me va a hacer menos lío que los nuestros”, cuentan que dijo Vidal.

Así las cosas, y cuando se creía que el radicalismo no tendría incidencia en el armado electoral, la gobernadora sorprendió a propios y extraños, recurre a parte del centenario partido, y va a fondo no solo para retener su sillón sino que para llevarse más intendencias en 2019.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *