La Iglesia pegó y Cambiemos respondió: “Son funcionales a los sindicalistas retrógrados”

Con una solo dos frases, el obispo de Lomas de Zamora y presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social (Cepas), monseñor Jorge Lugones, desató la bronca del oficialismo provincial y recibió interminables críticas.

El representante de la iglesia cuestionó la política social del gobierno de María Eugenia Vidal y en plena Semana Social, lanzó que “sin justicia social va a ser muy difícil llegar a la paz social. Construimos cárceles, pero no habilitamos hospitales”.

Y agregó: “Consolar y acompañar van unidos a la creatividad y a la inversión, ya que la realidad se nos muestra con pymes cerradas y trabajos suspendidos”.

El que recogió el guante fue el diputado de la Quinta sección electoral, Guillermo Castello, quien salió a cruzar al clérigo.

“Lamentamos las desafortunadas e imprudentes declaraciones de Monseñor Lugones avalando una huelga general promovida por quienes se resisten a perder privilegios solventados por los pobres a los que la Iglesia debería defender”, cuestionó Castello.

Asimismo, sostuvo que “un sector importante de la Iglesia está siendo funcional a los elementos más retrógrados y corporativos del sindicalismo argentino que se resisten a perder sus privilegios históricos”. Y agregó: “Terminan perjudicando a los más pobres que dice defender”.

En ese sentido, el legislador marplatense añadió: “Toda huelga general es política partidaria e intencional, como lo fueron las 14 que le hizo Saúl Ubaldini y a Raúl Alfonsín; y que en este caso apunta a debilitar al gobierno para que no pueda ejecutar sus políticas públicas”.

Así las cosas, Cambiemos no solo abre frentes día a día en el ámbito político sino que ahora sumó otro contrincante: la Iglesia.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *