Quita de subsidios a los hipódromos: Aseguran que más de un centenar de familias quedarían en la calle

La satisfacción que le deja a la gobernadora María Eugenia Vidal el embate contra el juego legal e ilegal no se refleja con el pensamiento de los trabajadores del sector.

Tras anunciar con bombos y platillos el cierre de tres salas de casinos, la mandataria fue por más y redujo considerablemente los subsidios a los hipódromos; y ahora deberá sortear las críticas que están surgiendo desde el ambiente ecuestre.

Uno de los distritos donde los trabajadores hípicos están que trinan es en Tandil, municipio gobernado por el radical y aliado de la mandataria provincial, Miguel Lunghi.

En dicha municipalidad, Marcelo Valle, veterinario y referente de la actividad en ese territorio, aseguró que con la quita de subsidios “más de 100 familias quedarán en la calle” y no solo afectaría a Tandil sino también a los hipódromos de San Isidro, La Plata y Azul.

El especialista en la materia, expresó que la gobernadora está “equivocada porque que el turf tiene cero incidencia en la problemática de salud. Es más, el turf es una actividad generadora de trabajo”, agregó.

Asimismo, añadió que “se ayuda desde el Estado a la industria, al que trabaja, no al que apuesta”, y aclararon que el Fondo Reparador de Turf no se conforma con el aporte de los contribuyentes bonaerenses sino con los recursos que genera el uso de las máquinas tragamonedas.

Así las cosas, mientras la gobernadora Vidal festeja el gran premio, otros no pueden salir de las gateras.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *