“Salí de ahí Maravilla”: Tenso momento pasó la gobernadora en TV

En el marco de la campaña, la mandataria provincial, María Eugenia Vidal y el candidato a senador nacional Esteban Bullrich asistieron a Bendita TV, programa conducido por Beto Casella, y no la pasaron para nada bien.

La charla transitaba sobre los carriles normales donde el conductor lanzaba preguntas genéricas y los representantes de Cambiemos respondían sin problemas.

De repente la mano cambió, y lo que era una suerte de visita cómoda se transformó en una pelea dialéctica inesperada.

Es que en el panel se encontraba el periodista deportivo Titi Fernández, reconocido admirador de Cristina Fernández de Kirchner, quien tiró el primer golpe que dejó grogui a los funcionarios oficialistas: los inconvenientes por los que están transitando las Pymes.

Como un cross de derecha certero, Titi lanzó: “Ustedes hablan de crecimiento, pero cierran Pymes todos los días porque no pueden pagar las tarifas”. Y arremetió: “Hay fábricas que abren día por medio porque no le pueden pagar a sus empleados”.

Entre balbuceos y acusando el golpe, Bullrich intentó responder la postura del periodista kirchnerista pero fue imposible. Solo pudo exponer que “hay créditos blandos para las pymes” y reconoció también que “el gobierno es consciente que se están perdiendo puestos de trabajo”.

Como era de esperar, Vidal salió a bancar la parada y con buenos movimientos de cintura contraatacó: Hay tarifas sociales no solo para las familias, sino que también para las fábricas”, y sobre todo apuntó que “en un año y medio no se pueden resolver todos los problemas”.

Pero el cronista K parecía no sentir los embates de Vidal ni Bullrich. Tanto es así que continuaba marcando las cuestionadas medidas económicas implementadas por Cambiemos.

Contra las cuerdas, Vidal y Bullrich intentaban, al unísono, refutar cada uno de los ataques de Fernández, pero la pelea dialéctica se les hacía cuesta arriba.

Alertado por la situación incómoda que estaban atravesando los invitados, Casella tocó la campana y optó por dar
por terminada la entrevista, por mandar a cada uno de los “contrincantes” a sus rincones.

“Salí de ahí Maravilla”, latiguillo que eternizó Walter Nelson, cuando Sergio Martínez era atropellado boxísticamente por Chávez Juniors en la recordada velada de Las Vegas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *